Autobronceado: te decimos cómo lograrlo

Bienestar

Para las piles pálidas y sin vidas son una gran alternativa para darte un nuevo look

¿Sin dinero para ir a la playa, sin sol en la ciudad y con mucho trabajo de oficina? No te preocupes hay una gran alternativa para ti: los autobronceadores. “Que son productos que permiten darle color a tu piel, se clasifican en dos, de acuerdo a sus ingredientes. El primer tipo se constituye por psoralenos, los cuales generan pigmentación a través de producción de melanina. El segundo grupo son derivados de un producto llamado DHA (dihidroacetona), un oxidante que toma color oscuro derivado de la caña de azúcar”, explica la dermatóloga Rosa María Ponce.

En espuma, crema o gel ¿cuál es mejor?

El vehículo en el que se administra únicamente te brinda facilidad de aplicación. No obstante, indica la entrevistada, en pieles secas se prefiere una crema con un efecto de emoliente.

Por su parte, los geles funcionan mejor para sitios pilosos o grasos, y donde requerimos una mejor difusión se prefiere la espuma. Algunos autobronceadores se administran como una solución hidro-alcohólica, a través de una compresora, se utiliza así para una aplicación homogénea y en capas, hasta llegar a la que prefiera el consumidor.

La doctora Ponce explica que la mejor edad para utilizar un autobronceador es a partir de la adolescencia. Sin embargo, “también los niños pueden utilizar autobronceadores cuando tienen ciertas condiciones médicas como: vitiligo (enfermedad que causa manchas blancas en la piel) o nevo acromico (lunar o mancha blanca).

“El producto se usa a fin de camuflar el color blanco de una mancha y con los autobronceadores se busca igualar el tono de la piel del paciente, sin afectarlo”, comenta la experta y refiere que el riesgo físico de la aplicación de estos productos es mínimo. “Salvo en personas muy sensibles y los efectos son raros e inherentes a la aplicación de cualquier producto tópico, como dermatitis por contacto, sensibilidad y en raras ocasiones urticaria”, puntualiza la dermatóloga Ponce.

Nunca uses remedios caseros

La experta indica que nunca deberás usar remedios caseros para broncearte, como refresco de cola, cerveza, jugo de zanahoria o yodo, puesto que no funcionan ni protegen y sí pueden generar lesiones puesto que son considerados aceleradores del bronceado.

Lo que sí se genera con estos productos es una fotosensibilidad o una reacción acelerada o incrementada para con la sensibilidad a la luz ultravioleta o rayos solares, a pesar de que dichos productos son naturales e inocuos.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *