Crean Código de ética, norma actuación de servidores públicos

Portada Tlalnepantla

El Gobierno de Tlalnepantla cuenta con un Código de Ética de la Administración Pública Municipal Centralizada, que establece los principios y valores con que deben actuar los servidores públicos, como legalidad, honradez, profesionalismo y rendición de cuentas, entre otros, con el propósito de brindar una mejor atención a la ciudadanía.

La Contralora Interna Municipal, Graciela Josefina Cámara Guerrero, indicó que en la administración que encabeza el presidente municipal, Raciel Pérez Cruz, no se tolera la corrupción, “en el momento que algún funcionario o empleado actúa mal o no se maneje como lo establece el código de ética, se actúa de inmediato a través de esta Contraloría para sancionarlo con apego a la Ley”.

Señaló que el propósito es que, cuando los ciudadanos acudan a realizar algún trámite, solicitar un servicio o se incorporen a un programa social de la Administración Municipal, se encuentre con servidores públicos que cumplen su deber con eficacia y generan confianza.

Expresó que el Código de Ética de la Administración Pública Municipal Centralizada de Tlalnepantla fue publicado el 31 de julio de 2019 en la Gaceta Municipal y cuenta con 6 capítulos y 11 artículos.

En el Capítulo II, Artículo 5, se establecen los principios que deben observar los servidores públicos en el desempeño de su cargo: legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad, eficiencia, economía, disciplina, profesionalismo, objetividad, transparencia, rendición de cuentas, competencia por mérito, eficacia, integridad y equidad.

El Capítulo III, Artículo 6, señala los valores que las personas servidoras públicas deben anteponer al desarrollar su trabajo: interés público, respeto a los derechos humanos, igualdad, equidad de género, respeto del entorno cultural y ecológico, cooperación, entre otros.

Se privilegia el interés superior de las necesidades colectivas, por encima de los intereses particulares, para actuar de manera imparcial, honesta y eficaz en la toma de decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *