¿Dolor en el talón? puede ser artritis

Bienestar Destacada

Por Guadalupe Camacho | Nuestra Zona

 

El espolón calcáneo es un padecimiento que no permite caminar ni hacer actividades diarias

Hombres y mujeres, a partir de los 50 años de edad, pueden presentar dolor en el talón. Ello les impide caminar y realizar sus actividades diarias. ¿La causa? es el llamado espolón calcáneo.

“El espolón es una protuberancia ósea puntiaguda que se forma sobre la parte inferior del hueso del talón (que justamente se llama calcáreo), dicha situación inflama la planta del pie (fascia), así como otros tejidos de la zona”, precisa el ortopedista Eduardo Miranda.

Origen de un dolor

El espolón calcáneo no es una enfermedad, sino la expresión de un padecimiento que hay que descubrir y generalmente es una calcificación en el hueso del talón que va inflamando la zona (músculos, tendones, ligamentos) del talón.

“El origen de este problema es diverso, afecta a las personas que practicar carreras o caminatas, así como aquellas que pasan mucho tiempo de pie; pero también puede ocurrir porque la persona está afectada por la artritis o incluso por la obesidad”, indica el experto.

De acuerdo a la causa será el tratamiento, sin embargo, lo primero que hay que hacer es reducir el dolor (que se siente por lo general durante las mañanas) como una sensación de estar pisando la punta de un clavo.

Acude con el experto

La mayoría de las personas cree que sobándose el pie tendrá recuperación. La realidad es que el espolón calcáneo requiere un tratamiento múltiple: lo principal es dejar de practicar deporte (si es el caso), acudir con el médico para una valoración completa que incluya radiografías, revisión del calzado y del pie (la forma de la pisada y la estabilidad que se tiene al estar en marcha.

“Lo ideal es darle al paciente un tratamiento de rehabilitación en el que haya fisioterapia. uso de plantillas especiales, medicamentos (ya sea orales o infiltrados en la propia zona de dolor), cambio de zapatos a unos especiales y ortopédicos, así como empleo de ondas de calor, rayos láser y demás.

“Sin embargo, si el tratamiento no funciona se tiene que operar para ayudar al pie a desinflamarse, en algunos casos se corta la protuberancia que genera el dolor y al paso de unos días de recuperación, la persona camina nuevamente como si nada”, concluye el experto, quien recomienda acudir una vez al año con el ortopedista para la revisión no sólo de los pies sino también del resto de las articulaciones, en especial de la rodilla y la cadera.

Ejercicios para mejorar tu talón

Siéntate en una silla fija, descalza ambos pies. Levanta uno a la altura de tu rodilla y comienza a realizar las figuras del abecedario, moviendo el tobillo y el talón de un lado a otro. Descánsalo y sigue con el otro. Completa tres abecedarios con cada pie.

Realiza este ejercicio dos veces al día.

Pies felices y calzado ideal

Tu calzado deberá cumplir con los siguientes requisitos:

El tacón no deberá ser mayor a 5 centímetros

De horma amplia y ancha, evita lo que terminan en punta

De suela antiderrapante

Con plantillas cómodas, prefiera las de 24 horas para caminar

Hidrata tus pies antes de dormir

 

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *