Descubren la imagen de la Virgen de Guadalupe en el cauce del río Santa Catarina

Hallan imagen de Virgen de Guadalupe, perdida 10 años

Actual Portada

Una imagen de la Virgen de Guadalupe, de 12 metros, permaneció durante 10 años entre piedras y tierra, en el subsuelo del cauce del río Santa Catarina, en Monterrey, hasta que una tormenta tropical, Hanna, la dejó al descubierto, para que hoy la estén vistiendo con sus mejores galas y la exhiban, probablemente, en el lugar donde la arrancó el huracán Alex.

La imagen en un día asoleado en Monterrey
La imagen en un día asoleado en Monterrey

Más de 60 trabajadores de la Secretaría de Servicios Públicos, elementos de Protección Civil y policías de Monterrey trabajaron sin parar durante más de una semana para rescatar la imagen con tres grúas y un lowboy, a donde ya habían acudido cientos de personas a rezar e iluminarla con veladoras.

La figura de la Virgen de Guadalupe estaba enterrada en el lado Norte del río desde 1990, y las lluvias de la tormenta tropical Hanna la descubrieron, de donde se la llevaron a la empresa a Aceros Toro, donde realizarán la rehabilitación.

La llevan para restaurarla y que la puedan adorar en Monterrey
La llevan para restaurarla y que la puedan adorar en Monterrey

También utilizaron una retroexcavadora para abrirle el paso a una parte del agua y para retirar las piedras y el lodo. La semana pasada, tras el paso de la tormenta Hanna, la creciente del río dejó al descubierto parte de la estructura.

La imagen había sido venerada de 1990 al 2010 junto a una cruz en el lugar donde el entonces Papa Juan Pablo Segundo, dio una misa en su última visita a Monterrey. Con el paso del huracán Alex el primero de julio de 2010, la imagen cayó de su pedestal y quedó sepultada hasta que, el pasado día 26, Hanna la destapó.

La imagen fue extraída por trabajadores de la dependencia municipal, extremando precauciones para no dañarla, a fin de que la rehabiliten lo mejor posible , para que la Iglesia Católica de la ciudad, determine dónde instalarla nuevamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *