Llevan a penales de Santa Marta y Oriente a presuntos homicidas de Fátima

Portada Seguridad

Al menos 12 vehículos, con policías y custodios fuertemente armados llevaron a los presuntos asesinos de Fátima, Gladis Giovana «N» y Mario Alberto «N» , a los penales de Santa Marta Acatitla y Oriente de la Ciudad de México. La pareja había estado retenida en la Fiscalía de Atizapán, de la FGEM, de donde fue traladada a los penales de la capital del país.

El hombre y la mujer la habían mantenido en su poder desde el sábado 15 de febrero, pero al ver que se viralizó en redes sociales su desaparición, la asesinaron y abandonaron su cuerpo cerca de la escuela Rébsamen, de la Ciudad de México, de donde se la llevaron.

El sábado 15  el cuerpo de Fátima, de 7 años de edad, apareció sin vida y con huellas de violación y tortura dentro de un costal envuelto con una bolsa de plástico.

Cerca de la Fiscalía Antisecuestros se encontraban vecinos que al observar la salida de los presuntos feminicidas, les gritaron groserías por el artero crimen que cometieron.

El miércoles, habían sido detenidos Gladis Giovana «N» y Mario Alberto «N», como los sospechosos de haber cometido la «sustracción ilegal» de la menor y posterior asesinato, como se veía en un video que se hizo viral en redes sociales en que una mujer llevaba a la niña de la mano

Y el jueves los detuvieron en el ejido Tlazala del municipio de Isidro Fabela, en el Estado de México.

Fue la tía de Mario N, la señora Irma Reyes, quien denunció a los presuntos asesinos de Fátima, Mario “N” y Giovana “N”, reconoce tener miedo a represalias; sin embargo, no se arrepiente y, de ser necesario, lo haría mil veces más.

La señora recuerda que desde el lunes en varias ocasiones vio a Giovana en la televisión; sin embargo, no la reconoció, porque no hablaban de los niños ni de su marido, hablaban de una mujer sola.

Reyes contó que el miércoles a las 6:00 de la tarde vio en las noticias las fotografías de Mario y Giovana.

“Y luego, luego, los reconocí. Cuando escuché lo que había pasado, luego, luego, bajé y les dije: ‘a ver, Giovana; a ver, Mario, ¿ustedes son los de la tele?, ¿ustedes son los que cometieron esa infamia?’ Y luego vi su cara de culpabilidadElla aceptó y agachó la cabeza, y dijo que sí”.

Giovana le confesó a doña Irma que decidieron matar a Fátima porque lloraba mucho y vieron que era buscada.

La tía de Mario «N» de 58 años recordó que tras escuchar las versiones de ambos, les dijo que debían “enfrentar su realidad”, pero le hizo creer a Mario que lo dejaría escapar con los niños y sólo entregaría a la justicia a Giovana.

“Lo subo y aquí se ponen a platicar, y le hago señas a mi compañera, que vive conmigo, y le digo: ‘entreténlos, por favor, yo voy ahorita a pedir ayuda. A ellos les digo: ‘tómense un café y un cigarrito para que se relajen’. Y ya mi compañera se quedó aquí haciendo tiempo con ellos, deteniéndolos, y yo me salí, pero dije: ‘si grito o pido auxilio me van a oír’. Entonces, salgo a la avenida, a la carretera. Yo tenía miedo porque estaban en mi casa“.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *