Mujeres afectadas por la pandemia en lo laboral

Mujeres, en medio de recesión, sufren despidos y menos salario

Destacada Empresarios

La recesión económica y la lucha contra el COVID-19 mantienen a las mujeres en una crisis porque sus derechos laborales han quedado vulnerados, que difícilmente podrán reponer si el gobierno federal no impulsa medidas extraordinaria que reviertan el deterioro en el que se han sumido, puntualiza el análisis del Instituto de Política Laboral al revisar la difícil situación que están enfrenando las mujeres en la etapa de la reactivación económica.

Consejera del Instituto de Política Laboral, Pilar Manrique Medellín
Consejera del Instituto de Política Laboral, Pilar Manrique Medellín

Entre los empleadores que desestiman la participación laboral de las mujeres, en estos tiempos de emergencia, no sólo se encuentran empresas e instituciones de gobierno, sino que  también en la sociedad se dan más cargas de trabajo con menor retribución, señala Pilar Manrique Medellín, Consejera del Instituto de Política Laboral.

Manrique Medellín mención otras de las afectaciones como despidos de empleos fijos y temporales, disminución de sus salarios, incremento de las jornadas laborales, incremento de sus horas de trabajo doméstico y, sobre todo, menor reinserción en las plazas que se están abriendo.

La dirigente coincidió con el análisis realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en que se plantea que la región latinoamericana es la más golpeada en materia de desempleo a causa de la pandemia del COVID-19 y México no es la excepción.

«Consideramos que las afectaciones que se derivan del cierre de la economía y la pérdida plazas se dieron en aquellos sectores en donde cerca del 80 por ciento de la fuerza laboral y productiva es ocupada por las mujeres», como son Industria Turística, Sector comercio al mayoreo y menudeo, Servicios de administración inmobiliaria y administración de empresas, Trabajo doméstico y Sistema de salud, sanitario y asistencia social, apuntó.

Las dificultades para las mujeres también se han trasladado a los hogares y las tareas domésticas. Si en periodos de normalidad las mujeres dedican buena parte de su tiempo a tareas no remuneradas, como es el cuidado de niños, familiares enfermos o adultos mayores, en tiempos de COVID-19 esas tareas ocupan tres cuartas partes de su tiempo diario.

E incluso, hay casos extremos que han tenido que ocupar las 24 horas, cuando tienen bajo su cargo a enfermos de gravedad, lo cual incrementa los niveles de cansancio y estrés para las mujeres.

Por lo que se refiere al sector salud, las mujeres están teniendo una doble o triple situación de riesgo, pues constituyen un sector mayoritario en México según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), el 41 por ciento del personal médico y 82 por ciento personal de enfermería.

La especialista Pilar Manrique en materia de equidad y género resalta que “están sometidas a doble o triple riesgo y jornadas de trabajo no remuneradas, ya que se exponen al virus por el trabajo que hacen, pero también porque deben atender sus labores domésticas, extendiendo su jornada de trabajo al hogar, para cuidar a sus hijos, personas de la tercera edad o incluso enfermos contagiados por el virus».

También atienden por cualquier otro padecimiento y donde se encuentran muchas veces con violencia doméstica que en estos tiempos de pandemia, se ha disparado, agregó.

La brecha de equidad de género que estaba siendo atendida para cerrarse antes de la pandemia, ahora se agranda por la falta la falta de apoyo efectivo del gobierno y la nula aplicación de criterios de equidad y género en la etapa de reactivación económica.

Pilar Manrique Medellín fue coordinadora de Educación de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) en su oficina de Brasil (2009-10), desempeñó varios cargos en la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación, fue Coordinadora Nacional del proyecto equidad y género para la Unión Nacional de Trabajadores (1996 al 2008) y Gerente de Proyecto de Desarrollo y Capacitación de la Nueva Cultura Laboral en la Secretaría de Trabajo yPrevisión Social (2001-2006), entre otros.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *