José Alberto Campillo Balderas, UNAM

Niños enferman y contagian por COVID-19; urge vacunarlos

Portada Salud

El número de niños contagiados de COVID-19 se incrementa, mueren, pero además transmiten la enfermedad por eso las campañas de vacunación deben centrarse también en ese sector de la población, recomendó el académico de la Facultad de Ciencias (FC), José Alberto Campillo Balderas.

Explicó que la vacunación fue dirigida, primero, a las personas más vulnerables, mayores de 60 años, con diabetes y otras comorbilidades, después a otros sectores de la población hasta llegar a los jóvenes, pero son pocos los menores inoculados en el mundo. Hasta el año pasado murieron más de 900 menores en nuestro país. 

El especialista alertó acerca de la desigualdad sanitaria, donde unos países ya van en la cuarta vacunación y otros, principalmente africanos, no alcanzan ni siquiera 10 por ciento de su población ya inoculada.

Ómicron se generó, muy probablemente, porque había personas con un sistema inmunitario muy débil, lo cual permitió que el virus “dijera ‘de aquí soy’, y se adaptara”. Por ello, es fundamental atender las naciones con poca vacunación, porque ahí pueden generarse variantes de preocupación. “La pandemia, por desgracia, ha evidenciado las desigualdades que nos afectan a todos”, dijo.

Todo humano debe ser vacunado, no importa si es niño, adulto, de México o Tanzania, con un sistema inmunitario débil o no. Hasta que 85 por ciento de la población lo esté, tendremos la llamada inmunidad “de rebaño”.

Mediante modelos matemáticos, se ha calculado que a principios o mediados del mes entrante, los contagios debidos a ómicron podrían disminuir en nuestro país, pero dependerá las personas  vacunadas; tenemos 60 por ciento con dos dosis, y el resto con una o ninguna, y ahí queda un espacio para que el virus siga mutando y haya variantes que nos preocupen, insistió.

El integrante del Laboratorio de Origen de la Vida aseguró que en biología “no podemos predecir la evolución”; tampoco hay que perder de vista un factor de azar: las mutaciones del virus.

En la conferencia ¿Se Acabará la Pandemia con Ómicron? Qué Sabemos al Día de Hoy, del ciclo Ciencia desde Ciencias on Line, el universitario recalcó que un factor que en ocasiones no se considera y que es impredecible es el humano, porque si usamos el cubrebocas mal puesto, si no nos lavamos las manos, si no hay ventilación en los espacios cerrados, entre otros factores, damos oportunidad a que los virus y sus mutaciones tengan alguna ventaja.

Campillo Balderas mencionó que también hay una “carrera” de las variantes por ver cuál se transmite más o cuál es más virulenta. Con su sistema inmunitario, las personas las contrarrestan, por eso es tan relevante vacunarse.

Cualquier virus, en particular los de ARN (ácido ribonucleico), tiene una tasa de mutación alta, lo que permite generar distintas variantes. Las del SARS-CoV-2, alfa, beta, gamma, delta y ómicron son de preocupación debido a los cambios que han presentado en la llamada proteína Spike, que permiten una alta transmisibilidad y virulencia, así como una antigenicidad reducida.

José Alberto Campillo pidió seguir al pie de la letra las medidas de prevención. Usar mascarillas certificadas o de tres capas, evitar espacios cerrados y guardar la sana distancia (porque cuando hablamos constantemente emitimos gotitas de saliva que llevan el virus si estamos contagiados), junto con el lavado constante de manos y vacunarse contra el virus y la ignorancia, funciona, concluyó.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *