Comercio al punto de cerrar en el centro del país

Rentas matan al pequeño comercio

Actual Portada

Seis meses consecutivos de bajas ventas en este año y el pago de rentas son los principales factores que presionan la permanencia de los pequeños comercios y empresas familiares, aunque tienen esperanza de que en septiembre aumente el consumo local, de lo contrario, será difícil mantener negocios abiertos, luego de sumar agosto

La situación de los negocios es conclusión de sondeos de opinión de la asociación ConComercio Pequeño a 220 empresas familiares, de entre dos y 50 empleados, en la Ciudad de México, Estado de México (Zona Oriente), Querétaro, Guanajuato, Puebla e Hidalgo.

Casi el 50 por ciento de negocios de abarrotes, papelerías, estéticas, sastrerías, relleno de agua, verdulerías, hoteles, taquerías, farmacias, restaurantes y refaccionarias, entre otros manifiestan que pueden seguir, mientras que dos de cada 10 decidieron cerrar y tres de cada 10 aún se encuentra a la expectativa de cómo se desarrolle la economía.

Las preguntas y respuestas fueron ¿Seguirás manteniendo abierto tu negocio después del cierre obligado por confinamiento? Si 49 por ciento. No, definitivamente 21 por ciento. Aún no sé, lo estoy analizando 30 por ciento. ¿Cuál es el principal factor que te presiona para cerrar tu negocio? Ventas bajas 93 por ciento. Pago de Rentas 74 por ciento.

Además hay otros factores como adeudo a proveedores y servicios 63 por ciento, inspecciones de las autoridades 46 por ciento, salario de trabajadores 38 por ciento, inseguridad y robos 29 por ciento.

En México privilegian centros comerciales en los últimos años. El comercio ambulante busca calles de alto flujo peatonal, o cercanía al comercio formal, terminales de transporte público. Las accesorias que ocupa el comercio tradicional son antiguas, cerca del 60 por ciento renta y son propias 38 por ciento, rentadas 11 por ciento y otros dos por ciento.

Del total que renta 89 por ciento asegura que tiene dificultades para ponerse al corriente en el pago, pese a haber hecho convenios o lograr descuentos de hasta 50 por ciento. De los que rentan, solo el 11 por ciento dice estar al corriente en el pago de sus rentas, siendo estas en su mayoría menores a los 5 mil pesos al mes.

La Concomercio, que preside Gerardo Cleto López Becera, pidió a los gobiernos federal, estatal y municipal financiar a las empresas, porque la crisis económica se agravará, en virtud de que esto derivará en la suspensión de actividades y pérdida de empleos.

Indicó que la judicialización de las relaciones contractuales entre arrendador y arrendatario no es recomendado, pues solo veremos los tribunales saturados con demandas, mientras que la economía y los empleos siguen en caída estrepitosa. Tampoco es viable inventivas legislativas que intentan abrir puertas falsas al pago de la renta.

Recomiendan que al negociar contratos de renta intervenga la PROFECO; que el Colegio de Corredores Públicos genere convenios modificatorios que pueden firmar arrendadores y arrendatarios para mantener la rentas bajas mientras pasa la crisis y se ofrezca seguridad jurídica y financiera a ambas partes.

 

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *