Su vida ha sido de investigación y lucha contra la violencia hacia las mujeres

Comunidad Portada

Por Patricia Andrade  | Nuestra Zona

Durante casi 34 años Patricia Valladares de la Cruz ha sido una luchadora por la equidad de las mujeres,  y ha dedicado su vida profesional a la investigación de la violencia,  de lo que produjo diversos estudios y su primer novela “Tan Frío como el Invierno”,  en la que revela toda esta experiencia laboral, pero  en narrativa.

La escritora e investigadora, Patricia Valladares
La escritora e investigadora, Patricia Valladares

Ella se define como una mujer plena y satisfecha con todo lo que ha hecho a lo largo de su vida profesional en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala, en las procuradurías del Estado de México y Distrito Federal, Cámara de Diputados y en la formación del primer albergue para mujeres.

En la FES Iztacala cursó la licenciatura, maestría y un doctorado en Creación Literaria en Casa Lamm, pero también ha participado en diversas publicaciones de violencia de género.

En entrevista concedida a Nuestra Zona cuenta con emoción que sus padres fueron quienes la marcaron, su padre era militar pero siempre fue pro feminista al igual que su madre, ellos  siempre las impulsaron a prepararse.

“Mi familia de origen fue muy fácil era como pro feministas, mi padre era raro porque era pro feminista mi madre fue maestra rural, pero siempre estaba muy preocupada por lo que pasaba, y siempre se actualizaba», comentó la investigadora.

Mi papá siempre me empujó porque nos decía, a mis hermanas y a mí, los hombres somos unos cabrones, entonces más vale que se eduquen para que nadie abuse de ustedes. Ese era su dicho”, señala con una sonrisa la también escritora.

Nos  cuenta que su  mamá  llevaba al extremo eso porque decía que no desperdiciaran su  tiempo en labores domésticas, que mejor fueran a estudiar, y así educaron a sus seis hijos, tres hombres y tres mujeres.

Comenta que sus hermanos son de lo más amable y  tiernos “somos una familia rara, mi padre fue un militar, pero muy  solidario con el asunto de las mujeres”.

Las mujeres no son frágiles ni dejadas

“Mis abuelas, tanto materna como paterna, trabajaron para sacar adelante a sus hijos, por lo que en mi familia hay una historia de mujeres que trabajan. Desde niña tuve la percepción que las mujeres no son frágiles ni dejadas, sino que van para adelante”, destaca patricia Valladares.

Es así que ella nunca ha dejado de prepararse y luchar por los derechos de las mujeres y dedicar su vida a estudiar el problema de la violencia, lo que la llevó, en 1988, a iniciar una investigación sobre violación y violencia contra las mujeres. Fue el primer programa para atender a mujeres violadas en el Estado de México.

Recuerda que era el único programa universitario fundamentado, por lo que  tuvo mucho impacto  y se dieron cuenta de que era un gran problema que reveló que siete de cada 10 mujeres han sufrido algún tipo de violencia familiar, y un porcentaje de esas mujeres había sido violada o abusada sexualmente desde niñas.

Dijo que ese programa dio muchos frutos y en 1994 se abrió el primer albergue para mujeres maltratadas del país, en Tlalnepantla. Se tenía un procedimiento muy sistematizado, por lo que le fue muy bien.

A la mujer se le empezó a atender a través de políticas públicas, y empezó a funcionar bien. Valladares  trabajó en  la Procuraduría del Estado de México, donde se abrió el sistema de atención de víctimas que todavía existe.

Durante más de 30 años se ha dedicado a investigar, con mucho cuidado, la situación de la mujer mexiquense y del país, lo cual la volvió su investigación, su estilo de vida y formación, por lo que  ha tenido muchas satisfacciones y permitido ver cómo ha cambiado la situación del país.

Patricia Valladares también fue creadora y fundadora del Programa Institucional CUSI FES UNAM, “Cero Tolerancia al acoso sexual; fue fundadora de los centros de atención en el Distrito Federal: Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar (CAVI) y del Centro Integral de la Mujer (CIAM). Es coordinadora del  Programa de Atención a la Violencia sexual y a los estudios de género (PIAV).

La investigadora  y escritora es madre de un hijo,  que es director de cine,  fotógrafo submarino, y un hombre incapaz de maltratar a una mujer.

Al hablar sobre su novela  “Tan Frío como el Invierno”  señala que aborda el tema de violencia contra las mujeres por misoginia, por lo que aquí está en narrativa toda su experiencia laboral.

Nos comparte que lo que más le gusta en la vida es leer. Tiene dos bibliotecas, también disfruta correr, del yoga, caminar y conocer la ciudad, viajar, meditar “y lo que tenga que ver con lo espiritual. Esto me ha hecho muy sólida y estar contenta con la vida”.

“No soy una feminista enojada por las cosas horribles que pasan. Estoy mucho más equilibrada y entendiendo la realidad como es. Me he nutrido mucho con la parte del trabajo, del ejercicio del cuerpo , de la mente y disfrutar de la amistad.  Estoy satisfecha con mi vida y espero tener muchos años para ver que nueva aventura se me presenta”, finalizó Patricia Valladares.

Patricia Valladares en la conferencia magistral que  dio en noviembre pasado en la FES Acatlán sobre Violencia y acoso sexual en la UNAM,  explicó que la violencia se define como la manifestación de poder y dominio con la intención de controlar a los otros y alertó de la situación en nuestro país, en donde actualmente se encuentran cinco de las ciudades más violentas del mundo, entre las que se ubican Acapulco, Ciudad Juárez y Chilpancingo. 

Valladares de la Cruz detalló que “vivimos en una crisis civilizatoria, en una alteración del Estado de Derecho”, donde la ola de asesinatos y desapariciones perjudica principalmente a la población joven, además, la sociedad limita los “espacios dolientes”, esto es, se niega a mirar y mostrar empatía con el dolor de las víctimas y sus familias.

Indicó que uno de los problemas en México es el abuso de poder que se produce contra grupos de población vulnerables como son las mujeres, personas indígenas, con discapacidad, con preferencias sexuales diferentes, etcétera, mismos que caen en este escenario debido a las condiciones que se les imponen.

 

 

 

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *