Tendencia vegana: mitos, fortaleza y deficiencia

Bienestar Destacada

Por José Viurquis G.

Actualmente de cada 10 personas, tal vez dos o tres optan por lo vegano, pero es de considerar que hay mucha gente lleva mal el veganismo y a los pocos meses está anémica y con falta de salud, por lo que hay que estudiar, o asesorarse para consumir las equivalencias precisas.

Hay al menos tres clases de veganos, nos dice el Chef de la Universidad Tecnológica (UNITEC) Gerardo Carrasco, ninguno consume alimentos de origen animal, los que tampoco ingieren los procesados y los que llevan el veganismo a la vida diaria, que rechazan el uso de productos como pieles, huesos, cuernos, plumas, entre otros.

 

Chile relleno vegano
Chile relleno vegano

Pero si nos vemos arrastrados por la fuerte tendencia, social y popular, es necesario el estudio para llevar el veganismo. “Comer ensaladas todos los días, y de un día para otro dejar de consumir carne, seguramente vendrá una descompensación y efectos en la salud”, comenta Gerardo Carrasco.

El maestro de la UNITEC expresa que si quieres el veganismo, recuerda siempre asesorarte, porque hay mucha información, pero también mala información, incluida la de algunos médicos, que carecen de conocimientos actualizados.

Comida vegana, para sentirse mejor
Comida vegana, para sentirse mejor

Es necesario buscar nutricionistas, especialistas en vegano. Hay mucha información en Internet para equilibrar dieta vegana, y no sufrir descompensaciones. Si te das das cuenta que es un estilo de vida para ti, tendrás que hacerlo paulatinamente, no de un día para otro.

Ejemplificó con el Movimiento Mtley Mondey, que empiezan con un lunes sin carne, y buscan alternativas como guisar garbanzos, hongos. “Mucho gente cree que veganismo es consumir lechuga y jitomate, pero hay un montón de leches vegetales, verduras, demasiadas en relación con las proteínas animales que son de cerdo, pescado, aves y res”.

“Uno se cansa de cocinar pollo todos los días, y en el veganismo, en México como potencia en flora, ofrece una variedad inmensa de vegetales, cereales, semillas, frutas, que pueden hacer la dieta vegetariana muy variada y balanceada”, puntualiza.

La falta de la vitamina B12

El especialista reconoce que contra el veganismo está la dificultad de suplir la vitamina B12, que se encuentra en los productos de origen animal, pero también está en algunas frutas y verduras a las que no hay que procesar ni lavar para consumirlas.

Obvio, dice, esto conlleva riesgos para salud, si no lavas esos vegetales, entonces hay que recurrir a suplementar. “Es lo único que no se va a encontrar en la dieta a base de plantas o 100 por ciento vegana”, reconoce.

El ser vegano significa reaprender a concientizar, “a comer, a balancear dieta, a balancear tu día a día”.

Considera como un mito muy grande, que el veganismo o el ser vegetariano sea muy actual, ya que desde los antiguos griegos tenían esta práctica y les llamaban pitagóricos a quienes proponían no consumir productos de origen animal, derivado de la costumbre de alimentarse de Pitágoras, el padre de las matemáticas.

Diferenció al vegetariano que si consume lácteos, huevos, miel de abeja, o sea derivados del animal, pero no carne, del vegano que omite todo de origen animal, y hay veganos que lo llevan a su vida diaria, no usan zapatos de cuero, ni cinturones, ni productos procesados.

La tendencia crece por tres razones

Bien llevada la comida vegana reduce el colesterol, con una mejora en el flujo sanguíneo, y en el sistema inmunológico, además de que la energía es potencializada.

“No necesitas energía para degradar un trozo de carne, ya que las frutas y legumbres, al no le cuesta trabajo al organismo asimilarlo. Hay un desgaste menor en la digestión.

La gente empieza a ver su piel más purificada, lozana, las personas intolerantes a la lactosa desarrollan acné, lo que desaparece cuando no consumes alimentos de origen animal.

 

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *