¡Viven intensamente las afectadas por cáncer!

Bienestar Portada

Por Guadalupe Camacho

Las mujeres sobrevivientes de tumores malignos, con el autocuidado y el apoyo médico y familiar, tienen extraordinaria esperanza de vida

El cáncer de mama es de las pocas enfermedades oncológicas que con una detección oportuna, es curable. Incluso, la afectada alcanza una esperanza de vida alta puesto que cambia sus hábitos alimenticios, realiza ejercicio, se mantiene en su peso corporal y, por supuesto, va a revisiones médicas.

Todo este conjunto de acciones, le permiten a la mujer alcanzar una alta esperanza de vida, puesto que hoy en día el cáncer de mama no es sinónimo de muerte. Por ello, además de la atención médica, quirúrgica y oncológica, también les brindamos apoyo psicológico y reconstrucción estética, dice Francisco Ochoa Carrillo, cirujano oncólogo miembro de Society of Surgical Oncology.

 

Detección a tiempo, la clave

El cáncer de mama, es la única enfermedad oncológica femenina que puede ser detectada con la autoexploración.

Si te tocas una masa (bolita) en el seno debes ir inmediatamente con el ginecólogo para que te haga una revisión profesional, pero esta autodetección no la puedes llevar a cabo en otros tipos de cáncer, como el de cérvix u ovario.

“Es necesario que la mujeres cada mes se exploren sus senos, a fin de detectar a tiempo alguna anormalidad, que además de la masa dura, puede ser cambio en el color de la piel, secreción de líquido o sangre por el pezón”, refiera el oncólogo Carlos Robles Vidal, quien recomienda acudir a una revisión con un ultrasonido y mastografía (o mamografía) a aquellas mujeres que tengan una hermana, abuela o su propia mamá con diagnóstico de cáncer de mama.

Así, el grupo de edad más afectado, por el cáncer de mama es entre los 40 y los 59 años de edad, pero hay mexicanas que incluso desde los 20 años han presentando este tipo de tumores.

¡Aléjate de los factores de riesgo!

Sólo 15% de las mexicanas con diagnóstico de cáncer de mama tienen antecedentes de familiares directos con la enfermedad. Sin embargo, la ciencia médica ha detectado que la ingesta de alcohol, así como la obesidad, la falta de actividad física y la reducida lactancia materna, contribuyen a la presencia de tumores malignos en los senos.

“En México el incremento en la prevalencia de consumo de alcohol pasó de 24.3 en el año 2000, a 41.3 en el año 2014. Está ingesta impactará notablemente la salud de las mexicanas, especialmente si ellas también tienen la adicción al tabaco”, precisa Robles Vidal.

Por todo ello, es necesario que te acerques a una vida más sana: practica ejercicio físico todos los días es esencial, mantén el peso corporal es básico y aléjate de las bebidas alcohólicas y azucaradas.

 

Consejos básicos para todas las mujeres

Con el fin de mantenerte saludable, los oncólogos del país te recomiendan las siguientes acciones:

1.    Autoexplórate mes a mes. Puede ser en la ducha, recostada o de frente al espejo. Revisa que ambos senos no tengan modificaciones de tamaño o forma.

2.    Checa si hay secreción. Cuando tus senos están alterados comenzarán a generar alguna secreción lechosa, con sangre o transparente.

3.     Mira si tienes un color modificado. La piel de tus senos (incluyendo la que le da la pigmentación a tu pezón y areola) cambiará.

4.     Sensibilidad. Tus senos podrán estar dolorosos, enrojecidos o con temperatura levada, así como tus axilas.

5.     Hundimientos. La piel que integra tus mamas podría parecer que tiene hundimientos  o bordes irregulares tipo ”piel de naranja”.

6.     Cambio de forma. Tus pezones y areolas podrían cambiar de forma, hundirse, verse para arriba, abajo o los lados.

Reconstrucción, impulsa el apego al tratamiento

El tratamiento para el cáncer de mama incluye la cirugía y 6 de cada diez mujeres con este tipo de tumor requiere una reconstrucción de uno o ambos senos. “Hemos visto que la reconstrucción no es solo un asunto de estética, sino también de apego al tratamiento, puesto que una mujer que se siente segura, amada y respetada busca mejorar su calidad de vida”, explica el doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, coordinador académico de la Fundación Voluntarias contra el Cáncer, organismo que lleva 32 años reconstruyendo a mujeres con mastectomías (cirugías donde se extrae el tumor y pueden ser parciales o radicales).

Existen diversos tipos de tratamientos reconstructivos en algunos se emplea un expansor para distender la piel y colocar un implante, en algunos más se emplean colgajos (se extrae piel de los glúteos o abdomen) para formar el seno nuevamente y con tatuajes médicos le dan vida a la areola y pezón.

Primero tú

1. Sin importar si estás o no embarazada acude a tu revisión ginecológica, desde tu primer año de tener tu periodo menstrual.

2. Mantén tu peso corporal bajo.

3. Evita los azúcares y carbohidratos especialmente en tus cenas.

4. No fumes y controla tu consumo de alcohol.

5. Hazte un chequeo integral donde se revisen, especialmente tus huesos, corazón y genitales.

6. Toma terapia psicológica si te sientes triste, angustiada o deprimida.

7. Mantén relaciones sexuales, amorosas, sociales y profesionales sanas. No permitas la violencia de ningún tipo.

 

 

 

 

 

 

 

 

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *