Protestas de restauranteros

Protestan trabajadores de restaurantes en Toluca, Valle de Bravo y CDMX

Actual Portada

Empleados de restaurantes protestaron ante el Gobierno del Estado de México, el centro de Valle de Bravo y el Zócalo de la Ciudad de México ya que enfrentan el riesgo de perder sus fuentes laborales por la crisis económica derivada del cierre obligado por la pandemia de COVID-19.

Señalaron la quiebra de más de 10 mil establecimientos en la entidad por las medidas dictadas por el gobierno que prohíbe que bares y restaurantes abran mientras el semáforo epidemiológico esté en rojo.

La semana pasada la Asociación de Bares y Restaurantes (ASBAR) dio a conocer que son más de 50 mil empleos los que desaparecieron, ya que además de la falta de actividad, los negocios tienen gastos de impuestos, rentas, licencias y servicios, sin ayuda alguna de los gobiernos.

En el Estado de México, antes de la pandemia, había registrados 70 mil restaurantes con 340 mil empleos directos. A nivel nacional, la industria genera 5.6 millones de empleos directos e indirectos. A finales de año se habrán perdido 450 mil en el país.

Tan solo el anuncio del cierre de nuestros establecimientos, por tres semanas, provocó un incremento del 10 por ciento de empleos perdidos a los ya registrados, señaló la ASBAR

Los trabajadores señalan que los restauranteros reducen personal, y ya no pueden pagar la renta de los locales, por lo que cierran.

Fueron propietarios, meseros, garroteros y cocineros quienes estuvieron en la Plaza de los Mártires de Toluca para protestar sonando las cacerolas. Por la concentración, cerraron la avenida Lerdo, en el centro de Toluca. Anunciaron que seguirán en el sitio, hasta que algún funcionario los atienda.

Empleados y empresarios, también en Valle de Bravo, apuntaron la falta de ayuda de los gobiernos. “Apoyan a otros sectores, pero a este, que es esencial en la economía, no lo han volteado a ver. El comercio informal que ofrece comida sigue operando”, indicaron.

Para mañana los empleados tienen programados “cacerolazos” a las 13:00 horas en cada restaurante, para que autoridades y ciudadanos se enteren de esta situación.

Destacaron las medidas de prevención y cuidado que han tomado para evitar la propagación de contagios, por lo que dijeron desconocer la razón para impedirles operar.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *