Elisa Gil Montoya: diseña joyas y un futuro prometedor

Por Patricia Andrade / Nuestra Zona

La mujer emprendedora traspasa fronteras, dice la diseñadora Elisa Gil Montoya

Elisa Gil Montoya es una empresaria exitosa, que busca ampliar su negocio, no sólo en México sino en diversos países del mundo, pues quiere que su joyería la luzcan en todas partes, y para ello trabaja arduamente en diversos proyectos para posicionar su marca,  actualmente 80 por ciento de lo que produce se vende en el extranjero a través de tiendas online.

En entrevista con Nuestra Zona, Elisa Gil, quien es vecina de Atizapán,  comenta que para ella ser empresaria de la joyería la llena de placer, pues ama diseñar sus aretes, collares, anillos y pulseras.

Se define como una  joyera clásica, pero a la vez le gusta que sus accesorios sean joviales e innovadores.

Hay piezas que diseñan accesorios que en las modelos se ven hermosos, pero que una mujer común no se los pondría por ser muy exagerados, en cambio los de Elisa Gil los pueden usar  en cualquier momento.

Explica que su negocio ha crecido por lo que antes que nada se siente agradecida con Dios porque todo lo que es  y hace es gracias a Él.

Indica que a pesar de tropiezos siempre ve para  adelante y no es conformista siempre está pensando en mejorar  o crear en su negocio, nunca esta quieta, porque ama profundamente lo que hace. La diseñadora de joyas  destaca que hay mucho por hacer en el mercado nacional e internacional, por lo que su objetivo es seguir exportando joyería.

Señala que es un gusto ver que las mujeres usan su joyería porque está convencida que los accesorios hacen la diferencia en el atuendo, porque realzan tu belleza,  destacan facciones, muestran la alegría que llevas dentro y el resultado es mujeres más arregladas y bellas.

Traspasa fronteras 

La joyería de Elisa  Gil gusta y es apreciada por las mujeres de México y de otros países, que la encuentran en tiendas on line en su página www.elisagil.com , hotel Four Seasons, terminal 1 del aeropuerto de Los Cabos,  Hotel W en Times Square de Nueva York, entre otros sitios. e

En amena charla, nos dice que desde que empezó a agarrar el lápiz, a los cuatro años ya le gustaba dibujar, y poco a poco se dio cuenta que lo de ella era el diseño, pero fue hasta que estudió en el Colegio de Alta Dirección (CADE), que descubrió su verdadera vocación.

Recuerda que para acreditar una materia formuló un proyecto de negocios sobre joyería y fue así que, a los 21 años, empezó con este sueño de diseñar y vender accesorios para embellecer a la mujer.

Señala que también trabajó en Procter and Gamble, empresa que le abrió el horizonte y le mostró el camino a otros países.  

A los extranjeros les gusta mucho mi joyería porque es ciento por ciento plata, cuarzos con el manejo adecuado de las energías. Destaca que con sus  propios lapidarios selecciona, corta y pule los cuarzos a su manera, y cada pieza está preparada.

Aclara que no es joyería esotérica,  es solo que desean darle un toque artesanal,  hecho a mano, y esto les gusta a los extranjeros,  que es 80 por ciento de su mercado.

Señaló que está lanzar una línea de ropa también diseñada por ella, la cual es una producción limitada de 12 modelos,  una colección muy fashion que se puede combinar entre sí.

  

Sé el primero en comentar

Deja tu comenario

Tu dirección de correo no será publicada.


*