Familias en riesgo, como adultos mayores recibirán comida en Naucalpan

Inician entrega de comida en zonas populares

Naucalpan Portada

En zonas populares de Naucalpan repartirán comida caliente, preparada en el Cuartel de la Policía con aportaciones de los colonos de Tecamachalco y Ciudad Satélite, informaron autoridades del municipio.

El programa Naucalpan Sin Hambre dirigido a familias de áreas marginadas como los ejidos de Chimalpa, Tepatlaxco y colonias de Lomas del Cadete y Los Cuartos inició con 300 raciones de comida para la comunidad de Olímpica Radio.

Tienen proyectado que elementos de la Policía municipal visiten tres zonas populares cada semana para repartir alimentos, tras acondicionar una cocina comunitaria en el cuartel policial.

Es un proyecto emergente, iniciado por elementos de la Dirección de Prevención del Delito que, a partir de las Redes Por La Paz, o redes comunitarias tejidas entre autoridades y vecinos, busca apoyar a naucalpenses afectados por la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus.

Para la iniciativa fue necesario habilitar una cocina comunitaria en el cuartel de la Dirección de Seguridad Ciudadana y Tránsito Municipal, donde tres agentes voluntarios cocinarán para 150 o 200 personas, durante tres días a la semana, y repartirán las raciones en zonas populares.

Los insumos provienen de la Secretaría de Desarrollo Social, gracias a donaciones, de vecinos de Tecamachalco y Satélite, a  “iniciativa de la presidenta municipal, Patricia Durán, para quienes más lo necesitan” comentó Felipe Díaz Reyes, titular de Prevención del Delito.

Elementos de prevención del delito llevan comida a zonas marginadas
Elementos de prevención del delito llevan comida a zonas marginadas

Con más de 20 años de experiencia en el servicio público, los policías voluntarios del programa Naucalpan Sin Hambre trabajaron en el acondicionamiento del comedor, como el oficial César Rico quien así retomó su primera carrera: la de chef.

Para algunos de los vecinos de Olímpica Radio, el apoyo les permite ahorrar, como pasa con Angelina Fuentes y Apolinaria Bojar Fuentes, madre e hija, de 93 y 63 años, respectivamente.

“Yo siempre había solicitado una despensa pero nunca llegaba. Últimamente, con esto de la pandemia, me han dado despensas. Las solicitaba porque tengo tres niños a mi cargo, mi hija falleció y me quedé con los tres niños que van a la escuela”, comentó la señora Apolinaria.

Naucalpan Sin Hambre busca beneficiar al menos a más de mil personas al mes y se prevé que el reparto de comida tenga lugar dos días móviles y uno fijo, que será todos los viernes.

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *