Nuevo Arzobispo en Tlalnepantla

Naucalpan Portada

En la Basilica de Los Remedios Monseñor José Antonio Fernández Hurtado tomó posesión como Arzobispo de la Arquidiócesis de Tlalnepantla para suceder el cardenal Carlos Aguiar Retes.

La arquidiócesis de Tlalnepantla estaba vacante desde diciembre de 2017 y en enero, el Papa Francisco designó a Monseñor Fernández Hurtado.

La Ceremonia de Inicio de su Ministerio Episcopal, como IV Arzobispo de la Arquidiócesis de Tlalnepantla se llevó a cabo en la Basílica de Los Remedios fue el evento a donde se dieron cita unos 45 obispos, el Cardenal Carlos Aguiar Retes, alcaldes municipales entre ellos Raciel Pérez Cruz, Ruth Olvera Nieto y Patricia Durán, así como uno cinco mil feligreses.

El nuevo arzobispo nació en Morelia en 1952 y se formó en el seminario de Montezuma; él mismo habría optado por ser sacerdote en una región necesitada del país escogiendo el seminario de Tula para terminar su formación sacerdotal y ser parte del clero de esa diócesis al ser ordenado en 1978 por la imposición de manos del primero obispo de Tula.

Fernández Hurtado desempeñó cargos en la formación sacerdotal de Tula, en las pastorales juvenil y vocacional. Esto le impulsó a profundizar en los estudios de especialización que consumó en la Pontificia Universidad Salesiana.

Racil Pérez Cruz y MonseñorJosé Antonio Fernández Hurtado
El alcalde de Tlalnepantla  Raciel Pérez Cruz y Monseñor José Antonio Fernández Hurtado

Juan Pablo II lo designó como II obispo de Tuxtepec, Oaxaca, en 2005 hasta 2014 cuando Francisco lo nombra IX arzobispo de Durango. La organización pastoral de ese territorio diocesano se encaminó hacia la celebración de los 400 años de erección canónica de ese Iglesia del norte de México. En enero es llamado a ocupar la sede de la arquidiócesis de Tlalnepantla para suceder al actual arzobispo primado de México.

Los alcaldes Ruth Olvera Nieto, Raciel Pérez Cruz y patricia Durán Reveles
Los alcaldes Ruth Olvera Nieto, Raciel Pérez Cruz y patricia Durán Reveles

En un video de la comunicación social de la arquidiócesis de Tlalnepantla, Monseñor Fernández Hurtado se considera “una persona alegre, que le gusta convivir con la gente y llevar a Cristo a los demás”. Deportista apasionado del fútbol, considera que el mérito principal del ministerio episcopal es el servicio a los demás.

La vocación, afirma, nace en familia. Desde muy pequeño ingresó al seminario menor para realizar los estudios de humanidades en Tula, invitado a estudiar en una “zona necesitada” corazón del valle del Mezquital del Estado de Hidalgo. Marcado por la experiencia de la formación teológica en comunidad parroquial, el nuevo arzobispo comprende la trascendencia de este proceso formativo para llevar el Evangelio a los demás.

Se considera el “último obispo mexicano” nombrado por san Juan Pablo II (febrero 2005). Tuxtepec queda en el recuerdo de Fernández Hurtado por ser una diócesis misionera donde pudo andar a caballo o lancha, subir a la montaña y evangelizar; en contraste, Durango ocupó su atención por ser muy extensa en territorio.

 

Con información de Religión Digital

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *