Usain Bolt se lesiona en la carrera de su retiro

Actual Deportes

El hombre más rápido de la historia de la humanidad, Usaint Bolt nunca imagino que terminaría su última carrera  cruzando la meta cojo, cabizbajo, con su séquito de velocistas detrás como un ejército derrotado.

En realidad escenificaba eso: la derrota de un imperio, el de la velocidad jamaicana, que se va de vacío de los Mundiales de Londres en el sector que han dominado con puño de acero en todo el siglo. Ninguno de los títulos de 100, 200 y relevo 4×100 fueron a la isla del Caribe. El golpe es considerable.

Bolt cogió el testigo de manos de Yohan Blake cuando el hundimiento de Jamaica se adivinaba en el Olímpico de Londres. Iba tercero, con la sorprendente Gran Bretaña, oro al final (37.47) y Estados Unidos, que corría en la calle 4, pegada a la de Bolt, en segunda posición.

El gigante jamaicano agarró el hierro e inició lo que parecía una progresión. Por mucha distancia que tenía que recortar todo era posible. Comenzó a mover sus largas piernas, las que han reordenado los conceptos de la velocidad mundial (41 zancadas donde los demás dan 44, apenas fricción con el suelo…), una, dos, tres… Pero a la 20, algo falló. Dio la sensación de un tirón y algo se descontroló en la máquina. Un ¡ooooh! se escuchó en todo el estadio, que apenas vio de soslayo como su relevo ganaba el oro. EE.UU (37.52) fue plata y Japón (38.04), bronce.

Con información de Marca

Tagged

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *