👩‍🏫 Forjadores de vidas, de lecciones dentro de las aulas y fuera de ellas  👩‍🏫 

Educación Portada

Por Patricia Andrade

¡FELICIDADES A TODOS LOS MAESTROS! Y ¡GRACIAS!  

Hoy 15 de mayo, Día del Maestro, se realiza una celebración diferente, enmedio de una pandemia, que es importante reconocer, ya que es una profesión muy importante que no sólo enseña a leer y escribir a los niños, sino que también los docentes dejan huella,  ayudan a ser mejores personas y descubrir sus habilidades y talentos.


En entrevista la directora del Instituto Washington, Jazmín Priego, considera que ser maestra más que una profesión es una misión, porque trabajan con seres humanos.

Jazmín Priego ante alumnos del Instituto Washington
Jazmín Priego ante alumnos del Instituto Washington

 “Somos como un alfarero que vamos dando forma, moldeando ya que de acuerdo con las vivencias damos forma a su carácter y descubrimos, junto con ellos, sus habilidades y talentos”, comenta.

Y agrega que “Los maestros compartimos dos características, la pasión y la dedicación, en una combinación perfecta que nos hace pensar que nuestros niños están en buenas manos” señala.

Jazmín Priego destaca que los maestros se deben actualizar constantemente, pues las generaciones van cambiando y no es fácil, pero es gratificante.

“Cuando ves logros y avances en los pequeños, cosas que nunca olvidarán y utilizarán para sus vidas y sabes que tú se los enseñaste, tu corazón se llena tanto que no tiene comparación con ningún otro placer” comenta Jazmín Priego.

Destaca que los maestros forman médicos, abogados, políticos, arquitectos,  o cualquier oficio o profesión, pero todos pasan por las aulas y los profesores son capaces de marcar sus vidas. Una de sus mayores satisfacciones es poder influir en el momento oportuno.

Aún tiene muy presente que tuvo un alumno que era muy travieso, de adulto fue al colegio a invitarla a su graduación del TEC de Monterrey, pues le dijo que era su invitada especial “ese día quedé convencida que si marcaba vidas”.

Claudia Perichart Argumosa, Directora General del Centro Académico Xipal
Claudia Perichart Argumosa, directora General del Centro Académico Xipal

Claudia Perichart Argumosa, directora General del Centro Académico Xipal, comenta que  desde hace 44 años es educadora y ha sido una de las más grandes satisfacciones de su vida. Es maestra especialista en niños con deficiencia mental.

El ser docente le ha dado la oportunidad de aprender de sus alumnos todos los días, su inocencia, sus sonrisas, sus abrazos, una caricia, su nobleza, una plática sincera, que hacen que cada día sea diferente y mejor. Los niños inspiran que el futuro vale la pena.

Mi experiencia más bella, en esta profesión, es sin lugar a dudas el privilegio de trabajar, atender y formar a todo tipo de niños, no importa si tienen características diferentes.

La profesora Claudia con el equipo de profesores del Xipal

Hace hincapié en que en el Xipal, desde su fundación hace 35 años, han formado parte del desarrollo de los alumnos incluyendo niños con autismo, con problemas de audición, TDA severos, espina bífida, parálisis cerebral, pero todos han sido niños maravillosos que han enriquecido al colegio porque han dejado su huella.

“Por lo anterior el Xipal es considerada una escuela «incluyente»,  término con el que no estoy de acuerdo, porque para mí todos somos iguales y lo único que se necesita es tener el amor, la paciencia y la sensibilidad para formar una comunidad escolar, donde todos sumemos y nos respetemos formando niños felices”, señala la directora del Xipal.

Es por ello que Claudia Perichart considera que ser maestra le ha dado la oportunidad de conocer personas maravillosas que han enriquecido su vida y le han dado grandes momentos, por ello está convencida que ser maestra es la  vocación más hermosa.

Rosa María Quesada, directora de preescolar del Colegio ABC
Rosa María Quesada, directora de preescolar del Colegio ABC

Rosa María Quesada, directora de Preescolar del Colegio ABC, se muestra satisfecha de ser maestra y pertenecer a una familia de profesoras porque su mamá María de los Ángeles y sus tías Rosa María, Elodia, Carolina y Ofelia, Martín del Campo y Ariño,  fueron profesoras y fundadoras hace 54 años del colegio en Ciudad Satélite.

Destaca que su mamá y sus tías son sus grandes maestras, siempre comprometidas, trabajadoras, responsables.  Creció viendo como forjaron a varias generaciones de alumnos de kínder, preprimaria y primaria en el Colegio ABC.

Actualmente Rosa María Quesada es la  Directora del Preescolar del Colegio ABC y para ella ser maestra es la profesión que le ha dado muchísimas satisfacciones.

“En mis 28 años de docencia he querido a mis alumnos porque por ellos he aprendido lo que es el amor incondicional, que día a día vale la pena vivir con alegría, con inocencia y con mucho amor. Yo nací para ser maestra lo llevo en mi corazón y espero que pueda seguir con mis niños por muchos años», destaca Rosa María.

Luisa María Guzmán, Miss Wicha, ha sido maestra durante 37 años, y se ha distinguido por ser una profesora preparada, muy comprometida con sus alumnos y su trabajo, siempre ha buscado estar actualizada, pero sobre todo es afable. Para los pequeños siempre tiene una sonrisa y un apapacho, por eso es la Miss Wicha es querida por todos sus alumnos y ha dejado hermosas huellas imborrables en cada uno de sus alumnos.

Actualmente es directora y docente de  Babycet Estimulación Temprana, del Centro Escolar del Tepeyac (CET), en donde ha hecho su carrera como profesora, institución que siempre se preocupan por estar actualizados y capacitar a todo el personal para estar a la vanguardia en el sistema educativo.

“Mi mayor satisfacción es dejar una huella en los alumnos y ahora, en mi trabajo actual, ayudar a los padres de familia en la educación de sus pequeños. Cuando los papá, de alguna u otra manera te dan muestras de cariño, es ahí donde ves que en algo has contribuido con ellos en la formación de sus hijos” destaca miss Wicha.

Y agrega que el trabajar con niños es algo que te renueva día a día, y te motiva para estar a la altura de los cambios que va teniendo la sociedad.

Es un trabajo de todos los días, estás educando y además siempre son distintos individuos con capacidades e intereses distintos, por ello la capacitación es algo que todos los maestros debemos tener como prioridad.

Francisco Rivera, profesor de Secundaria y Prepa reflexiona a la interrogante ¿porqué ser docente?  y responde –Es una pregunta que muchos hacen a quienes nos dedicamos a esta actividad. En mi caso particular hoy me dedico totalmente a esta profesión y puedo contestar con una frase, «porque es una gran satisfacción contribuir al desarrollo de habilidades del pensamiento del futuro».

Francisco Rivera, profesor de secundaria y preparatoria
Francisco Rivera, profesor de secundaria y preparatoria

También es una gran responsabilidad y muy grato poder compartir con los niños, jóvenes y adultos la experiencia que uno adquiere a través de los años.

¿Estábamos preparados para hacer frente a nuestra labor educativa en medio de una pandemia, como la que vivimos del coronavirus?  –Definitivamente no, México es un país que carece mucho de recursos sobre todo en el rubro de la educación, y el gran parte de nuestra población no tiene acceso a Internet.

“Tengo la fortuna de trabajar para un colegio privado y que, a su vez, cuenta con un modelo educativo e infraestructura tecnológica fenomenales. Esto nos ha permitido, a todos los docentes, reaccionar de inmediato y con gran nivel de desempeño, al reto de impartir las clases por aprendizaje remoto. Utilizamos la plataforma de «Google for Education«.

Francisco Rivera es un maestro a quien sus alumnos respetan, pero también le tienen confianza porque él los escucha y ayuda en lo que ellos necesitan, y con gran paciencia les explica hasta que comprenden un tema.

Mónica Díaz Trueba,  profesora de inglés durante 19 años, ha impartido la materia en todos los niveles, y asegura que ser docente marca la vida de muchos seres humanos.

Profesora Mónica Díaz
Profesora Mónica Díaz

Destaca que en la pandemia ha sido muy difícil dar clases, ya que ella trabaja actualmente en un Conalep y muchos de los estudiantes no tienen Internet ni computadora, y eso dificulta dar clases en línea.

Indica que le gusta mucho dar clases a niños de kínder, porque aprenden todo muy fácil, pero también le satisface hacerlo ante estudiantes de secundaria, porque les puede ayudar a través de un consejo, si es que lo piden.

La mayor satisfacción que ha tenido en esto 19 años es cuando una alumna, que siempre se distinguió por su esfuerzo, le comentó fuera de clase que le gustaba mucho el inglés, y le fue a agradecer que en su trabajo le dieran una beca para estudiar en la universidad Iberoamericana o en la Barra Nacional de Abogados.

Fue a la escuela para agradecer el apoyo en las clases de inglés, y aprovechó para decir a  sus alumnos que aprovecharan las clases, porque a ella le habían marcado la vida.

Claudia de la Cera es profesora en el Claustro de Sor Juana y considera que ser maestra es un trabajo gratificante en casi todos los sentidos.

«Saber que gracias a ti alguien tiene un mejor empleo,  que tus consejos o tu experiencia motivan a alguien a seguir la profesión…. ver la cara de incredulidad en el estudiantado, y cuando resuelves la duda su cara de éxito porqué ya entendieron»…

«Saber que lo que siembras años después te va a dejar satisfacciones y que te encontrarás en el camino a alguien que te dé una palmada y te diga gracias»…

Y aquí viene el problema, online.  No somos un país autogestivo y eso nos hace flojos ante la tecnología. No queremos probar nuevas ideas y se nos complica dar click aquí o allá para resolver un problema.  Es difícil saber si están o no prestando atención. Pero creo que a la larga tendremos que acomodarnos a este método y hacerlo cada día mejor.

Tagged